En sus inicios en el año 1820, la actividad se centraba en embutidos caseros de todo tipo, realizados artesanalmente (especialmente de porcino).

La calidad de los mismos, estaba garantizada por el mero hecho de que todos los animales se criaban y alimentaban en las instalaciones propias de la casa y de manera totalmente natural, que era la tradición entonces, y así garantizar todo su sabor final. También en la venta de bebidas, sobre todo vino a granel. Dando servicio a clientela de Callosa de Segura y a las poblaciones cercanas.

Posteriormente en 1903 nace lo que se conoció entonces como “Depósito de Vinos de la Frasquitina”.

En 1940 se abre oficialmente el Bar-Restaurante Frasquitín, comenzando con menús caseros hechos de forma casera y artesanal por su gran cocinera “La Josefa”, dándose a conocer a toda la provincia y alrededores. Así hasta hoy en día en el que Francisco y Mª Dolores han sabido recoger con mucho tesón la tradición de sus antecesores.

Síguenos en

Facebook